Datos oficiales de los CDC: Casi 11.000 muertes y más de 48.000 lesiones graves tras las polémicas vacunas

Según reportes oficiales, en EE. UU. se registraron 10.991 muertes y 48.385 lesiones graves entre el 14 de diciembre de 2020 y el 9 de julio de 2021, como consecuencia de las vacunas contra el virus chino (o Covid-19). Los datos publicados el viernes 16 de julio por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) incluyen un total de 463. 457 informes de lesiones en personas de todas las edades. 

Todos los viernes, VAERS (Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas) hace público los informes de lesiones por vacunas recibidos por el sistema a partir del viernes de la semana anterior. De las 10.991 muertes reportadas al 9 de julio, el 22% ocurrió dentro de las 48 horas posteriores a la vacunación, el 15% ocurrió dentro de las 24 horas y el 37% ocurrió en personas que se enfermaron dentro de las 48 horas posteriores a la vacunación.

Esos reportes son los brindados oficialmente por el gobierno, pero puede haber muchos más casos de efectos adversos. Un grupo que se autodenomina “Vax Longhaulers” publicó una serie de vídeos en dos canales de YouTube, Bitchute y Rumble, para compartir sus experiencias tras ser vacunados, según informa Heath Impact.

Captura de pantalla National Vaccine
Information Center

Asimismo, de manera autoconvocada, usuarios de la red social Facebook crearon un grupo denominado “Víctimas y familias de la vacuna COVID 19”, donde al menos 29.500 miembros informan sobre graves consecuencias en la salud de ellos o sus familiares, luego de recibir las vacunas de Moderna, Pfizer, Johnson & Johnson y AstraZeneca. Algunos de los daños reportados son: derrames cerebrales, coágulos de sangre, hemorragias, dolores como pinchazos de agujas en las extremidades y parálisis.

Cabe resaltar que Facebook añade un descargo de responsabilidad a cada una de las publicaciones de los miembros del grupo para asegurar a los usuarios que las vacunas son “seguras” y “eficaces”.

Sin ser escuchados

Un gran número de personas damnificadas están exigiendo una compensación del gobierno de los Estados Unidos, ya que los fabricantes ya han recibido inmunidad frente a cualquier responsabilidad, según informó Bloomberg el 3 de mayo.

La mayoría de los países ha ajustado su legislación para proteger los ensayos experimentales y a la industria de la Big Pharma, por lo que los damnificados se ven desamparados. 

Frascos con vacunas contra el virus chino (Covid 19). Foto: HakanGERMAN / Pixabay.

En este sentido, una damnificada de Utah y dos senadores estadounidenses se están uniendo para obtener respuestas de las agencias federales de salud sobre las lesiones que han sufrido las personas después de recibir una vacuna COVID, informó The Defender el 7 de julio.

Brianne Dressen, maestra de preescolar de Utah, resultó herida tras ser inoculada con Astra Zéneca en noviembre de 2020, lo que la llevó a acumular más de 250 000 dólares en facturas médicas, como resultado de lesiones que cree que fueron causadas por la vacuna.

Después de experimentar síntomas severos y deterioro neurológico, Dressen pasó meses aprendiendo a caminar, comer y formar oraciones nuevamente, todo mientras viajaba en busca de respuestas.

Dressen, junto con otras personas que dijeron que habían resultado heridas por las vacunas pero que la comunidad médica los “ignoró repetidamente”, participaron el mes pasado en una conferencia de prensa celebrada por el senador Ron Johnson (R-Wis).

El mismo Senador Johnson dijo que ahora la comunidad médica les ha dado la espalda a estas personas.

“Todo lo que piden es la oportunidad de ser vistos, escuchados y creídos. Fueron los primeros en la fila para recibir la vacuna, incluso participaron en ensayos clínicos. Pero ahora dicen que la comunidad médica les ha dado la espalda después de las reacciones adversas”, escribió el senador el martes 29 de junio, junto a un video de rumble subido a su propia cuenta, con algunos testimonios, contados en primera persona sobre los efectos adversos luego de haberse inoculado la vacuna experimental.

Como plan de acción, Johnson junto al senador de Utah, Mike Lee, escribieron una carta a los CDC y a la FDA después de que las agencias ignoraran las solicitudes de asistencia y las respuestas de las familias lesionadas por las vacunas experimentales contra el virus PCCh.

Celeste Caminos– BLes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies