Cómo lo ve China

BEIJING, CHINA - MARCH 11: China's President Xi Jinping applauds after voting during a session that also included a vote in favour of a resolution to overhaul Hong Kong's electoral system, during the closing session of the National People's Congress at the Great Hall of the People on March 11, 2021 in Beijing, China. The annual political gatherings of the National People's Congress and the Chinese People's Political Consultative Conference, known as the Two Sessions, brings together China's leadership and lawmakers to set the blueprint for the coming year. It is considered the most important event on the governments calendar and offers a rare glimpse at what President Xi Jinping and top officials see as priorities. With the pandemic largely under control in China, discussions this year are expected to signal Beijing's intentions around technology competition, control over Hong Kong, and strategic threats posed by Western countries including the United States. The political meetings, held at the Great Hall of the People at the edge of Tiananmen Square in central Beijing, can typically last for up to two weeks. (Photo by Kevin Frayer/Getty Images)

Así que la Unión Europea y EEUU están pidiendo ahora que se retomen las investigaciones sobre el origen del coronavirus. Están «urgiendo» a China a cooperar totalmente y procurar «pleno acceso». ¡Así se habla! El Partido Comunista Chino (PCC) debe de estar temblando, sobre todo después de que el consejero de seguridad nacional del presidente Biden dijera que la consecuencia de la no cooperación sería el «aislamiento» internacional.

Con esa falta de cuajo no se logrará nada. Hace ya mucho que debimos ponernos serios con China, todo el mundo lo sabe.

¿Por qué fracasará esta «poderosa» iniciativa de EEUU y sus aliados? Desde el principio de la crisis del covid-19, China no ha cooperado en absoluto. No ha rendido cuentas y ha rehuido la responsabilidad por sus actos. No se ha limitado a ocultar los hechos y ha desplegado una campaña masiva de desinformación. Con gran éxito. Al margen de las crecientes dudas sobre el origen del virus, no hay razón para que China abandone su estrategia de encubrimiento y cambie de rumbo. ¿Por qué estropearlo todo?

De hecho, China se ha preparado para el día en que quizá se vea sometida a más presión y escrutinio. En abril de 2020 me llegaron informaciones de fuentes europeas que indicaban que el aparato chino de inteligencia había conseguido erradicar toda evidencia de la conexión del Instituto Virológico de Wuhan con una división de armas biológicas operativa en sus instalaciones y con el Ejército Popular de Liberación (EPL). La información de que el virus fue fruto de una fuga de laboratorio ha sido eliminada.

China no sólo ha sido deshonesta, sino que ha librado una vasta campaña global de presión y desinformación. Ya en marzo de 2020 había fuentes que indicaban que el PCC había montado un operativo con más de 2.000 personas y al menos 3.000 millones de dólares para controlar la narrativa, que tenía entre sus ejes el asegurar que imperara la teoría de que el virus se había desarrollado naturalmente y se descartara por completo la de la fuga de laboratorio, y difundir la idea de que China había conseguido controlar el virus en su territorio y desempeñado un papel fundamental en la minimización del impacto global de la pandemia. Finalmente, se pretendía presentar a los Estados Unidos –y especialmente al presidente Trump– como ineficaces e incompetentes en la reacción a la amenaza.

BEIJING, CHINA – MARCH 11: China’s President Xi Jinping applauds after voting during a session that also included a vote in favour of a resolution to overhaul Hong Kong’s electoral system, during the closing session of the National People’s Congress at the Great Hall of the People on March 11, 2021 in Beijing, China. The annual political gatherings of the National People’s Congress and the Chinese People’s Political Consultative Conference, known as the Two Sessions, brings together China’s leadership and lawmakers to set the blueprint for the coming year. It is considered the most important event on the governments calendar and offers a rare glimpse at what President Xi Jinping and top officials see as priorities. With the pandemic largely under control in China, discussions this year are expected to signal Beijing’s intentions around technology competition, control over Hong Kong, and strategic threats posed by Western countries including the United States. The political meetings, held at the Great Hall of the People at the edge of Tiananmen Square in central Beijing, can typically last for up to two weeks. (Photo by Kevin Frayer/Getty Images)

Nada de esto debería sorprendernos. El PCC tiene mucho que perder, tanto en China como en el extranjero, si la verdad sale a la luz. Un debate enturbiado sobre los orígenes del virus sirve perfectamente a los intereses chinos. Evitar las consecuencias de desencadenar una pandemia mundial que ha matado a millones de personas no es un mal resultado. Y en términos económicos a China le puede ir mejor que al resto del mundo, lo que no hará sino reforzar al PCC.

Ahora, frente a la obstinación china, la comunidad internacional parece incapaz de ir más allá de la vacua amenaza de pedir a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que prosiga su investigación oficial, que fue pésima, con otra pesquisa. A Occidente le debería dar vergüenza seguir considerando a la OMS la agencia de referencia. Fue una marioneta china la primera vez y volverá a serlo.

El 20 de junio, el consejero de seguridad nacional del presidente Biden, Jake Sullivan, manifestó que el PCC se enfrentaría a consecuencias reales, como el aislamiento, en caso de que no coopere. Recuérdese que China ha sido estentóreamente condenada por países como EEUU, precisamente, por perpetrar un genocio contra los uigures. Sin consecuencias. Desde que fue invitada a sumarse a la Organización Mundial del Comercio (OMC), China no ha dejado de engañar al mundo. Sin consecuencias. ¿Ve usted un patrón ahí? Tenga por cierto que los chinos sí. Ellos confían en que tampoco habrá consecuencias para la difusión de desinformación y el ocultamiento de datos sobre la pandemia.

La comunidad internacional es un tigre de papel. Quizá no falte mucho para que veamos algo del estilo del #bringbackourgirls de Michelle Obama como la más contundente respuesta internacional al PCC. No funcionará. Cuéntenme entre los que dudan de que lo de ahora vaya a ser más eficaz.

Pete Hoekstra, excongresista por Míchigan, ha sido presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes. Más recientemente se ha desempeñado como embajador de EEUU en los Países Bajos.

Artículo original: https://es.gatestoneinstitute.org/17537/como-lo-ve-china

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies