Escándalo en India: Miles de personas recibieron agua salada en lugar de vacunas

Se detuvo a catorce personas y se bloqueó una clínica privada en la India en el marco de una investigación sobre un presunto fraude en la vacunación, en el que supuestamente se inyectó a miles de personas solución salina en lugar de vacunas contra el coronavirus. También se les cobró entre 10 y 17 dólares por cada dosis.

El mes pasado, algunas personas que habían recibido las vacunas empezaron a sospechar cuando sus certificados de vacunación no aparecían en el portal de Internet del gobierno, informa la CNN. Cuando ninguna de las personas que acudieron a las sesiones de vacunación notó ninguna de las reacciones adversas normales después de la vacunación, sus sospechas se profundizaron y la policía abrió una investigación.

“Utilizaban agua salina y la inyectaban”, declaró el alto funcionario del departamento de policía de Bombay Vishal Thakur. “En todos los campamentos de vacunación falsos que celebraban, hacían esto”.

Según Thakur, unas 2.500 personas recibieron vacunas falsas fuera de Bombay. En mayo y junio, los presuntos estafadores son sospechosos de organizar al menos 12 eventos privados de vacunación masiva.

Las autoridades afirman que los organizadores, entre los que había expertos médicos, cobraban entre 10 y 17 dólares por cada dosis. Los estafadores obtuvieron un beneficio total de 28.000 dólares, informó la CNN.

La policía detuvo a 14 personas acusadas de fraude, conspiración criminal y otros delitos. El médico Shivraj Pataria y su esposa Neeta Pataria, propietarios del Hospital Shivam de Bombay, también fueron detenidos por su presunta implicación en la estafa de las vacunas.

Aunque el hospital era un centro de inmunización contra el virus chino, no tenía la autorización para realizar campamentos de inmunización en barrios residenciales. Se sospecha que rellenaron los frascos de vacunas usados del hospital que debían tirarse.

Interior de un centro de vacunación Covid -19 en Nueva Delhi, India, 28 de mayo de 2021 ( WION/Youtube).

Vishwas Nangre Patil, comisario conjunto de la policía de Bombay, informó a los medios de comunicación la semana pasada de que “muchos [de los] acusados han confesado que utilizaron agua salada”. Añadió que, aunque la investigación seguía en curso, se podría acusar a más personas.

En India, las infecciones y muertes por el virus CCP se dispararon en abril y mayo, con más de 180.000 personas que murieron por el virus sólo en dos meses. Según datos de la Universidad Johns Hopkins, el país del sur de Asia ha registrado más de 400.000 muertes en total.

La variante Delta, o B1.617.2, que es altamente transmisible y apareció por primera vez en India en diciembre, fue clasificada como “variante preocupante” por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en junio.

Amy Laurence – BLes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies