Jurado electoral peruano se declara incompetente frente a «falsificación de firmas»

El argumento del Jurado Nacional de Elecciones es que la denuncia de Fuerza Popular implica de fondo la comisión de un ilícito penal

El informe pericial presentado por el partido Fuerza Popular de Keiko Fujimori que constata las presuntas irregularidades cometidas durante el balotaje como la aparente falsificación de firmas no será revisado por el Jurado Nacional de Elecciones de Perú (JNE) en el proceso de impugnaciones porque el organismo se declara incompetente.

El argumento de la instancia es que la acusación implica de fondo la comisión de un ilícito penal y “este Supremo Tribunal Electoral no resulta ser competente para determinar ello de conformidad con las atribuciones establecidas en la Carta Magna y en su Ley Orgánica, por lo que corresponde remitir dicho informe, así como los actuados pertinentes al titular de la acción penal, esto es, al Ministerio Público, a efectos de que proceda de acuerdo con sus atribuciones”.

El jurado se inhibió. Alega en la misma resolución que “no existen medios probatorios idóneos y suficientes que acrediten los hechos invocados”. De hecho, desestima que la vulneración de la normatividad electoral, de manera que la validez de la votación efectuada configurara un supuesto de alteración. Todo ello está en la resolución del caso de Paucas- Huari – Áncash.

Sin embargo, las denuncias de “falsificación de firmas» en actas electorales durante los comicios, son materia electoral. De hecho, negarse a considerar informes periciales es denegación de justicia y en el artículo 422 del Código Penal del Perú se tipifica como “negativa a administrar justicia”, porque se “está eludiendo” resolver en justicia electoral con la coartada de pasar la falsificación a un proceso ordinario, que cuando concluya no tendrá ningún valor ni efecto porque toma años.

Significa que por ahora tanto “el contenido y decisiones del JNE no tienen consistencia lógica ni jurídica, pueden señalarse como prevaricación y no garantizan elecciones libres y justas. Son la prueba de la urgente necesidad de una auditoria del proceso electoral del Perú que el propio JNE debería pedir», apunta el Diario de Las Américas.

Jurado Nacional de Elecciones de Perú (Twitter / @JNE_Peru).

Un discurso enquistado

La decisión del máximo ente electoral peruano traduce el arraigo de la narrativa de que “Castillo ganó” y “no hay prueba del fraude electoral”. Y esta negación del supuesto “fraude sistemático” que denuncia Fujimori se sostiene en los aspectos parciales del informe preliminar de la Misión de Observación Electoral de la Organización de Estados Americanos donde apunta que “no ha detectado graves irregularidades”.

El argumento de que “no hay prueba del fraude electoral” se apoya además en declaraciones de los Estados Unidos que reconoce a Perú como un “modelo de democracia en la región”, Canadá diciendo que la segunda vuelta fue “libre justa y abierta” y la Unión Europea que “el proceso electoral del 6 de junio ha sido libre y democrático”.

Pero además deja en evidencia la intención del ente para declarar a un ganador antes de la primera quincena del mes, aunque aún no se ha atrevido a hacerlo. Esa es su meta.

Presidente al margen 

Frente al Palacio de Justicia y en medio de sus simpatizantes, Fujimori protestó la resolución del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) y emplazó al presidente Francisco Sagasti.

“Ustedes tienen una responsabilidad histórica en nuestro país de no permitir que se consolide un candidato de manera irregular”, refutó refiriéndose al candidato presidencial de Perú Libre, Pedro Castillo.

Está clara en lo que quiere y no desistirá. “Queremos que se analicen cada una de estas denuncias, porque lo peor que puede pasar en el Perú es que se sume la pandemia, la crisis económica y una crisis política al convalidar a un candidato de manera ilegítima”.

Sin embargo, reconoce que “el presidente Francisco Sagasti ha abdicado de su gran responsabilidad de garantizar elecciones limpias en igualdad de condiciones. En nombre de una supuesta ´imparcialidad´ ha preferido hacerse a un lado y dejar a todos los peruanos en la oscuridad e incertidumbre electoral”.

Además, Fujimori sostuvo que las autoridades electorales “han decidido ponerse una venda en los ojos y no quieren analizar las tantas denuncias que se vienen conociendo y las que día a día se vienen revelando”. “Eso es muy lamentable”, refirió.

Auditoría sin esperanza 

El oficio presentado por Fuerza Popular para “requerir a organismos internacionales” una auditoría a las elecciones en segunda vuelta “no resulta jurídicamente atender el pedido formulado» respondió el Gobierno de Sagasti. A través del Ministerio de Justicia, afirmó que, como poder de Estado, “no puede intervenir en un proceso electoral” invocando el “principio de neutralidad”.

En Twitter, la candidata se refirió a la posición del primer mandatario, a quien le recordó que “pudo pasar a la historia como un hombre justo que se la jugó por la democracia en beneficio de todos los peruanos, pero su respuesta nos demuestra que prefiere quedar registrado como un presidente por accidente” y “a pesar de esta gran decepción”, para Keiko Fujimori su “lucha no se detiene”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies